El Peatón Corporativo (Parte I)

El Peatón Corporativo (Parte I)

Últimamente me mantengo vagabundeando en la zona cuatro y la zona uno (durante mis tiempos de ocio), pero la realidad es que paso la mayor cantidad de tiempo en la maravillosa (sí, es maravillosa) Zona Viva.

La Zona Viva ha tenido una transformación gigantesca estos últimos años.

En el 2013 inicié mi vida laboral "oficialmente" en una firma de abogados en el Edifico Topacio Azul. Este fue mi primer trabajo y (a parte de sentir pánico casi todo el tiempo) extrañaba desesperadamente el café de &café (que siempre estaba ahí para mí a las 7 am en la Universidad). Llegaba súper temprano a la oficina, así no había nadie y me daba tiempo de ordenar los (interminables) pendientes del día y de bajar a dar una vuelta a la cuadra y comprar café. Durante primeros meses, no encontraba buen café (café intenso) en ningún lugar y no soy ese tipo de persona que puede vivir con el café de oficina (me gusta pensar que mi vida es muy intensa como para café de oficina). Esta rebeldía desencadenó una búsqueda por el mejor café de la cuadra. Poco a poco empecé a vagar de cuadra en cuadra y descubrí lo delicioso que era salir a caminar con audífonos y vestidos de todos colores. Me encantaba como el viento me despeinaba y como las temporadas del año sí hacían un cambio en el paisaje. 

Jacaranadas en marzo y abril

Jacaranadas en marzo y abril

Unos años después, cambié de trabajo y me trasladé a otro sector de la Zona Viva. Recuerdo mi época en la cuadra del Topacio Azul como si hubiera sido una realidad alternativa (y que jamás se repetirá). No ha pasado tanto tiempo, pero parece como si hubiese sido en una vida pasada. Mis rutinas de cuadra entonces cambiaron y tuve que lanzarme de nuevo a una investigación del sector. 

La Zona Viva es relativamente segura y al medio día es un popurrí de personajes en las cuadras (y de chicos guapos con pantalones de vestir y camisas celestes). Tiene una genial Municipalidad Auxiliar y el Distrito Cultural Zona Viva que realiza actividades de arte, convivencia y culturales una vez al mes. 

Les comparto el amor que le he tomado a estas calles y avenidas que han sido mi hogar y el escenario de mi más intenso desarrollo profesional y personal durante estos años. Estas son las cuadras que han gastado mis zapatos y que, a cambio, me han entregado amor, amistad, aventuras deliciosas y libertad. 

Les presento entonces mi "Guía de Supervivencia para Trabajadores Corporativos y Oficinistas Casuales en la Zona Viva"

Café...

Todo este asunto empezó con café, entonces nos dedicaremos a las tazas de café que invaden las manos de los peatones en las mañanas y las tardes. Si nos vamos a las cadenas, mi café favorito siempre va a ser el café de &Café. Recuerdo cuando abrieron el &Café enfrente de McDonalds de la Zona Viva. Fue todo un evento. La oficina se plagó de vasitos de &Café. Antes que abrieran, caminaba a la Fontabella por un Barista, luego invadió Starbucks. Hoy y siempre, si me lanzan las tres opciones siempre me lanzo por el &Café, pero usualmente rotaba un poco el asunto y visitaba estos dos (y me hice amiga de uno que otro barista de Starbucks también). 

Un día, me subí al elevador y había un chico con un café que olía espectacular. Olía a una mezcla entre sábado en la tarde en la casa de la abuelita y café después del último examen final. Una de las cosas curiosas que me gusta hacer es hablarle a la gente en los elevadores. Por alguna razón siento súper incómodo ir en un elevador con una o dos personas y no hablarles. Es especialmente molesto cuando uno percibe como lo ven de pies a cabeza. Usualmente me pongo mis audífonos y me pregunto si pueden escuchar mi ridícula música y cuando no es así me lanzo a hablarles y a veces surgen buenas amistades.

Regresando al café, le tuve que preguntar de dónde era su café y me resultó contando de este café que se llama Espresso Café que está justo enfrente del Sushi Itto de zona 10 (he visto otro por la reforma). El café es bueno, lo suficientemente fuerte (pero no tan fuerte como &café) y huele delicioso.

Unos amigos se aventuraron con Lotus en el lobby del Intercontiental con unos postres de muerte lenta. Este café lo descubrí porque en el Intercontinental hay un café que se llama Café Saint Honore donde venden los mejores croissants de la vida y por las mañanas tienen una carreta con panitos varios, fruta y jugos para desayunar. En una de estas expediciones encontré Lotus y fue mi fuente de café por un buen tiempo. Fácil, los mejores brownies de la cuadra. 

IMG_4650.JPG

Ahora, los croissants del Café Saint Honore... no sé ni cómo empezar. Recuerdo caminar por la calle con el viento y un resto de gente fuera del casino (que estoy segura que amanecieron ahí porque eran siempre las 7 de la mañana). Entraba al lobby y saludaba a la obra de Magda Eunice que tienen ahí escondida para los curiosos como yo. Cruzaba el Lobby del Intercontinental viendo turistas y escuchando música de lobby y me adentraba al pasillo que llevaba al Café. Me hice super amiga de las chicas que atendían el café y discutíamos mi vida amorosa mientras me empacaban los croissants en bolsas cafés. Los croissants que tienen son normales, de jamón y queso y de almendra (y TODOS son un espectáculo). La masa te transporta a París a las 7 de la mañana. Además, venden panadería variada, sánguches, crepas, postres hermosos y todo lo que encontramos en un café. Este lugar me llenó de felicidad por muchas mañanas, por sus croissants y por las personas que le daban vida. Este es un tesoro poco conocido y me gusta pensar que es solo mío, pero seguro que no. 

Lo más original en cuanto a café es 12 onzas, justo frente al atlantis. Acaban de ampliar su local y el diseño está genial. Lo curioso es que tienen en su menú cafés super creativos y el café es potente. El lugar y el café está genial como para irse a sentar un rato en los columpios del segundo nivel y leer mientras ven gente pasar. Este café es mi nuevo favorito y me gusta que tengo que recorrer un par de cuadras para llegar. 

Bellavista Cafe se lanzó desde la antigua al lobby del edificio Urbana (justo a la par de Fontabella). Además de los lindos cafés de Antigua y de la ciudad, es interesante que Bellavista tiene un Club de Café. En su página explican el club así:

"El Club del Café es un servicio mensual de 5 bolsas de café con el objetivo de formar una comunidad de amantes y conocedores de café, facilitando el acceso a la calidad y variedad de cafés de Guatemala. Los planes están diseñados para poder ir paso a paso educando y ampliando el gusto del buen café guatemalteco. Para que disfruten desde principiantes hasta el más refinado paladar."

Es interesantísimo que estamos en un país con distintos microclimas que hacen posible poder degustar distintas variedades de café fácilmente. Creo que es imperativo informarnos sobre este extraordinario producto que producen nuestras tierras y nuestra gente. Siempre es bueno conocer y saber un poco más y este club de café suena muy interesante. 

Les dejo el link: http://www.bellavistacoffee.club

Además el café de Bella Vista está HERMOSO (ya sé que todo me parece genial y maravilloso, pero es la verdad). Llegué una tarde a despejarme la mente y por haberme atascado de café todo el día decidí lanzarme a probar sus tés. La chica barista me dio de probar un te genial de cascara de café  y honestamente puedo decir que es el mejor té que he probado en mi vida. 

Una de las mejores sorpresas del mundo del café (por lo menos para mí) es la apertura de Jades en el nuevo edificio Avia. 

Jades Coffee Roasters es una versión "fancy" del amado &café. ¿Cuál es la diferencia? Aquí podemos lanzarnos a conocer más variedades de café que las que encontramos en &café y además preparan café con distintos métodos artesanales (como V60, chemex, syphon, dripper, entre otros). Aparte del genial café, que tendrán que lanzarse a probarlo, el lugar está PRECIOSO para sentarse a trabajar un rato y tiene espacios especiales para trabajar en grupo. Tengo que decir que estoy verde de la envidia de la gente que trabaja en Avia y puede lanzarse estos cafés todas mañanas. 

Ahora sí, el último café que les voy a lanzar es Café Divino. Este estaba en el centro comercial donde estuvo al inicio el restaurante Gracia. Ahora se trasladaron al centro comercial la llave (donde está superverduras). Este café lo tengo en mi to do list, pero sería genial que me dieran referencias.

Hay varios restaurantes en zona diez que algunas personas conocen, pero no son taaaaan conocidos. Me gustan por su silencio e intimidad. 

En las áreas más residenciales de la zona viva te recibe un portón celeste con una vitrina que siempre se ve hermosa. Adentro espera una casa con una vibra hogareña y los postres más adorables. Es uno de esos lugares que descubren las personas curiosas. Tienen un brunch espectacular y hace poco descubrí que tienen unos almuerzos súper frescos Phillipa & Kai es más conocido por sus postres, así que pasen al cuarto donde se exhiben y tómense el tiempo de romantiquear (solos o acompañados) en la pérgola de la casa con una de esas bellezas.

La tarta más linda

La tarta más linda

Cuando era pequeña, recuerdo que podía jurar que los restaurantes más románticos eran los de comida italiana. Puede ser que esta falsa creencia surgiera porque para mi papá el restaurante más fancy al que podíamos ir era Tre Fratelli. En mi cerebro, sigue albergándose esa idea y después de varias noches de aventura en Italia puede ser que a lo mejor tenga algo de razón (y la mezcla de negronis, aperitivos, pasta, vinos y digestivos haga que enamorarse sea más rápido). 

La Fattoria y su barra de antipastos

Cuando llegué a Roma un martes de septiembre tuve la fortuna de ser rescatada por una amiga de la niñez que me presentó el concepto de las barras de "aperitivos" (que resulta ser una herramienta esencial para la vida de un mochilero en Italia). Durante las siguientes semanas, me refugié en esta genial costumbre de aprovechar el atardecer con un aperol spritz con una barra de aperitivos. Resulta que las aventuras que pude vivir en Roma van desde la primera vez que fui sola a un bar en otro país hasta darse cuenta que los guardias suizos toman shots en discotecas a las 3 de la mañana (pero las historias de Roma tendrán que esperar a otro post).

El "Aperitivo" en la cultura italiana es una fase de la experiencia gastronómica en la que los comensales toman algunas bebidas alcohólicas (spritzs, negronis, etc.) junto a boquitas que buscan "abrirle" el apetito a los comensales para la cena. Usualmente se colocan en una barra platos con jamones, quesos, aceitunas, tomates, etc. pero hay algunos bares/ restaurantes que se lanzan y ponen  pizzas, pastas (que hacen la hora del aperitivo en una comida completa). Realmente, la idea es tomar un par de bebidas espirituosas y abrir el apetito con un par de boquitas. 

La Fattoria (no la pizzería) es un restaurante en una retro casa con una linda puerta y un matilisguate hermoso en la esquina. Al entrar, uno se transporta por la maquinaria vieja para preparar alimentos, un refrigerador con jamones, quesos, y otros platillos preparados, otro con gelatos y ventas de distintos productos importados italianos. Desde el medio día espera una barra con antipastos. Hay jamones, quesos, distintas preparaciones de tomates, chiles pimientos, palmitos y varias cosas deliciosas. La barra es similar a las barras que encontraba en aquellas tardes con atardeceres fabulosos durante mis semanas en Italia, no es lo mismo, pero es similar y las pastas son geniales. Las paredes se disfrazan de paredes en alguna casa italiana con postres viejos de distintas ciudades de Italia. Este lugar me parece interesante, es el único lugar donde he visto este concepto.

El Maravilloso Sophos

Las librerías y bibliotecas son algo maravilloso SIEMPRE. Para mí, son de los lugares más románticos. Siempre hay mas de algún chico guapo (seudo hipster, formal o extraño) ojeando libros interesantes. Siempre hace uno contacto visual (yo me seudo río) y sigue uno ojeando. En mi mente me gusta inventarme millón y medio de románticos escenarios o algún "meet cute" cuál Hollywood en los años 40. 

En el centro de la zona diez se alberga mi librería favorita, Sophos, con sus clubes de lectura, almuerzos del día y asientos colocados entre un fuerte de libros. Mi ruta cambia como cambian las temporadas, pero mi parte favorita siempre gira alrededor de las novelas traducidas y narrativas geniales. Cuando estoy cansada o de mal humor, me gusta ver hermosos cuadernos en blanco, libros de cocina y (guilty pleasure) guías de viaje. Mi lugar favorito son las mesas que el café tiene justo donde están los libros de literatura guatemalteca. Me encanta sentarme ahí, comer algo maravilloso y leer o escribir un par de tonteras en algún cuaderno. 

IMG_4550.JPG

En la página de Sophos pueden ver la cantidad impresionante de actividades que lanzan al mes. Es genial que tienen actividades para niños y adolescentes (muero de celos).  Por el momento, me lancé a investigar el mundo de los clubes de lectura (y estoy súper emocionada). El club se llama "Crecer a golpe de página"  y vamos a analizar varias novelas de formación con el curioso (y genial) Andrés Quezada. Les dejo el link del club por si se animan a unirse. 

https://www.sophosenlinea.com/listado/crecer-a-golpe-de-paginas/237/ 

Lo que más me apasiona de Sophos es que siempre que voy, conozco a alguien o encuentro algo que me muestra lo mucho que hay por descubrir, por aprender y por gozar. 

Alumerzo del día en el café de Sophos

Alumerzo del día en el café de Sophos

La realeza del After Office 

Hubo épocas en mi trabajo anterior que hicimos un grupo de trabajo fuera de serie. Eso si, todos somos un grupo de insensatos alcohólicos con serios problemas de ansiedad. A parte de lanzarnos los eventuales almuerzos ejecutivos, desaparecían las listas de pendientes los viernes a las 5:30 de la tarde que nos lanzábamos a buscar refugio en algún bar. Estos fueron varios años en los que corría con los tacones desde Fontabella hasta llegar a Bajo fondo o solo andaba como parte del inventario en Bajo fondo (martes, jueves, viernes) escuchando a algún bartender tratando de lavarme el cerebro y alterar mi sentido de moda. Lo cierto es que recuerdo la aventura que fué y todas las mañanas que abrir los ojos le daba a uno una ráfaga de miedo y nervios. 

La Zona Viva parece como si fuera el paraíso del after office en todos lados. Como ustedes sabrán, el lugar del after office es lo menos importante, lo esencial es la compañía.

El huevo frito de Donde Mikels

El huevo frito de Donde Mikels

De la Cami

Es curioso escribir de un lugar del que me han hablado y que me he imaginado desde hace años. Además, yo sé que estoy completamente parcializada, pero como total que importa, no puedo dejar de mencionar el lugar donde vengo a molestar, chismear, platicar, escribir, comer y de todo un poco (mientras suena La vie en Rose de música de fondo). 

"De la Cami" es el café de la Cami, una de mis mejores amigas de la infancia, adolescencia, edad joven adulta y de esa extraña etapa que sucede justo ahora en nuestras vidas. Después de años de amistad intensa y de años complicados de crecimiento, siempre seguimos siendo amigas y no hay nada que me haga más feliz que venir a gritarle desde las mesas y verla con su cara de concentración intensa mientras adorna pasteles de boda (justo ahora está haciendo eso y yo me estoy quejando de mis tacones). El café tiene un diseño lindo, seudo parisino y con concepto de cocina abierta (y siempre con flores frescas que la Cami compra en las mañanas). Fue genial que coincidiera mi cambio de trabajo con la apertura del café, estamos a solo cuatro cuadras y yo con todo el gusto del caso me las camino siempre para venirla a ver (bueno, a ella o a sus postres). 

El postre favorito de la Cami (mi amiga, no el café) es el suspiro limeño. Mi postre favorito son las Nonnas (galletas chocochip gorditas con sorpresitas). Sus postres se distinguen por tener casi siempre alguna historia detrás y la estética es algo característico (son los postres más lindos que hay). No voy a seguir escribiendo de este refugio porque le tengo que dedicar un post completo, así que será hasta la próxima.

Arte por ahí

Las calles y edificios de la zona diez guardan tesoros de arte. Algunos de mis favoritos son estos:

Murales de Efrain Recinos en el Hotel Intercontinental

IMG_4652.JPG

Mural de Magda Eunice en el Lobby del edificio de oficinas del Hotel Intercontinental

Las cabras frente al Edificio Torre Internacional

Arte en el Edificio Avia

El edificio Avia tiene asuntos interesantes. Mi favorito es el sótano. Realmente los sótanos de los edificios no tienden a ser los lugares más agraciados. El sótano de Avia desafía este presunción con una música clásica que invade al visitante desde que se baja del carro y luego en el primer sótano nos encontramos con murales de personas tocando  instrumentos musicales. La mente nos hace imaginar que están tocando la música que estamos escuchando, y nos da ganas de quedarnos un rato ahí. 

Los famosos jueves de arte del Distrito Cultural Zona Viva

Distrito Cultural Zona Viva es una iniciativa que busca revitalizar la zona viva utilizando los espacios públicos para actividades artísticas y culturales. Durante un poco más de dos años han organizado eventos que se llaman jueves de arte. El evento se fija una vez al mes, usualmente el segundo jueves del mes y varios artistas y restaurantes invaden un espacio, que puede ser desde un restaurante, un parque, una calle poco transitada o un centro comercial. Las personas pueden asistir a tomar vino u otra bebida espirituosa (o no), ver artistas realizando obras en ese momento, escuchar música y convivir con personas que trabajan y/o viven en el sector. Es una manera maravillosa (y llena de  foquitos románticos) para aprender, disfrutar y conocer nuevas personas. 

Este año aún no han lanzado jueves de arte, pero nunca se pierde la esperanza. Ahora además de realizar los jueves de arte, el Distrito Cultural Zona Viva está organizando actividades en la plaza abierta de Avia y en su galería.

¿Qué pasa si tengo que comer en el escritorio?

Algunos días tengo que acampar en mi escritorio durante el almuerzo. Los tupperwares son usualmente la salvación, pero a veces uno necesita comer algo que haya surgido de la creatividad de alguien más. Para esas veces, les lanzo mi lista de go-to a domicilio (que implican una alimentación integral):

1. Paréntesis Restaurante: Recuerdo cuando abrieron Paréntesis, fui a comer y me regalaron un coco. Me tomé el agua y me lo llevé a la oficina para molestar. La Lasagna Vegetariana es para MO RIR SE. Les dejo el link del menú y es genial que uno puede pedir por Whatsapp. https://www.facebook.com/pg/parentesiscocinaverde/photos/?tab=album&album_id=399514760172404

2. Pitaya Juice Bar: El secreto mejor guardado es que Pitaya sí tiene a domicilio (especialmente si son clientes frecuentes de la zona diez, porque solo tienen a domicilio en la zona diez). Lo interesante de Pitaya son los fabulosos menus del día que tienen (hacen una pechuga de pollo con puré de camote para morirse). Aparte del menú del día, mi favorito es el Pad Tai y el Cheesecake de ricotta. 

3. Khawp Kun Kha: Para más felicidad, los currys y demás cosas deliciosas de Khawp Kun Kha también están a domicilio. Aún no tengo favorito del menú, todavía lo estoy explorando. 

Antes de lanzarme el último, estos restaurantes también son geniales para ir a comer. Atienden súper rápido y son lindos. 

4. Yokomosushi es la nueva sensación del sushi a domicilio. Lo que me pareció genial es la forma tan fácil en la que se puede pedir y lo visual que es el menú. Este está aún en mi to do list, pero he recibido muy buenas recomendaciones, así que en cuanto lo pruebe les cuento. 

Resultaría muy difícil poder contar todos los lugares geniales que he encontrado en la zona diez, entonces dejaremos estos como la primera parte de esta guía (prometo en el próximo concentrarme más en almuerzos y cenas).

Lo cierto es que este manojo de cuadras invadidas por los más hermosos árboles guardan en sus aceras historias de una verdadera comunidad y la vida de muchas personas que dan lo mejor de sí mismas para crear un mejor país. Para mí, fue  una sorpresa, y continúa siendo una sorpresa, descubrir todo lo que tiene para ofrecer y formar parte de esa vida alternativa en el mundo corporativo. 

Espero que estos párrafos con algunos de mis lugares favoritos animen a los peatones corporativos de esta zona a descubrir e involucrarse más en su entorno.

¡Nos vemos por ahí!

 

Feliz día amiga

Feliz día amiga

Librivox y la vida en la era de los Audiobooks

Librivox y la vida en la era de los Audiobooks